HORARIOS…

dates-1021055_960_720

pixabay.com

El fin de semana pintaba ajetreado, con tareas domésticas pendientes pero aún así se prometía activo, yendo de arriba para abajo, colocando, limpiando. Con el transcurso del sábado tarde un mensaje de whatsapp hacía que se parara todo porque recibíamos visita. Qué bien, niñas por las casa y un bebé, que para un rato está muy bien.

Así que la tarde se volvió amena, relajada porque las menores de edad son niñas educadas, que no hacen nada fuera de lo normal. Se nota cuando los padres transmiten valores y firmeza sin ser autoritarios. Se nota que las normas, las rutinas y organización marcan su día a día porque sino estaría todo mucho más alborotado.

Con pocas horas de descanso y con cocinada para rellenar tuppers semanales, llegamos a la media mañana del domingo cuando una llamada paraliza la actividad de casa para dar lugar a un y venir de llamadas, viajes, búsquedas de personas y habitaciones para dormir. Esta vez un fallecimiento hace que todo de descoloque y haya que cuadrar horarios, personas y lugares.

Al final  te sientas en el ordenador y escribes como una forma de exteriorizar esas emociones contradictorias que se sienten, pensando en las llamadas que esa persona te hacía y que para el resto eran un secreto. Sintiendo rabia por sus actuaciones aun sabiendo de que pasta era y alguna de las razones de porqué se comportaba así. Sorprendiéndote de cómo un sexto sentido, la intuición o llámale “x” hace que otra persona hable de muertos y de hijos.

Ni que decir tiene que los próximos día serán caóticos a pesar de mi orden y horarios. Fuerza y ánimo para todo salga según lo previsto. Los horarios están muy bien, también para saltárselos en algún momento.

Anuncios

CUÍDATE…

pixabay.com

Cuídate, mira por ti, atiende a tu salud física y bienestar mental. Bonitas palabras, dichas muchas veces pero que se olvidan otras tantas.

Si te encuentras cansada, comes demasiado o muy poquito, el sueño o más bien la falta de él, domina tus noches. Tu humor es mal humor y sientes que la memoria te falla, sin duda tienes que cuidarte más o empezar a cuidarte porque la enfermedad va a encontrar la puerta abierta y va a entrar a tu casa.

Empieza por relajarte, buscando algo que te agrade, trabaja la paciencia, quiérete todos los días. Si algo te parece monótono, sé creativa, haz algo de manera impulsiva. Ponte a leer, a soñar despierta, aprovecha la tecnología o un café a media tarde para relacionarte.

Comienza por cambiar esos malos hábitos de comida, a descansar o dormir sin tener en cuenta el reloj, a organizarte según tu vida y prioridades no las de los demás. Ten en cuenta que si no recargamos la batería y sólo la gastamos va a llegar el momento que no haya reemplazo.

Cuídate, piensa en ti, observa las señales de tu cuerpo, indaga sobre los pensamientos, analiza el porqué de lo que sientes. Da respuesta a todo ello. Cuídate, porque si no lo haces, tendrán que cuidar otras personas de ti y es preferible cuidarse uno mismo, cuanto más tiempo mejor.

COSQUILLAS…

DeathtoStock_NaturalBeauty-10

deathtostock.com

Amor en verano, en cualquier pueblo de España, sea de costa o de montaña, donde haga calor o frío por la noche. Cierras los ojos y lo ves todo muy claro, unas mesas en la calle, unas bebidas frías, algo que comer y cuando giras la cabeza, ahí mismo está él o ella, aquella persona por la que tu estómago empieza a bailar, a sentir un cosquilleo y no sabes si tienes hambre o te pica algo. Tampoco sabes si reír, sonreír o hablar seriamente, proponer ir hasta el pueblo de al lado, que son fiestas o tumbarse en el verde del jardín.

Los días son de “piscineo”, las noches se juntan con esos días y mientras estas cosas pasan, uno se va dando cuenta que agosto se agota y esto se acaba. Quiero decir, las vacaciones, jajaja, ese amor de verano, tal vez también. Como mucho se puede alargar unos meses o toda una vida en el menor de los casos.

Así son los amores de verano, con besos que desaparecerán, unas miradas que no volverán, los silencios que ya no dirán nada. Abres los ojos y vuelves a la realidad, al día a día, a la rutina, a tu vida. A una vida de pantalones largos, zapatillas cerradas y horarios. No por ello peor, sino diferente y cómo la experiencia inmediata ha sido tan buena, aún cuesta encontrarse, hallar satisfacción con otras actividades, verse feliz con otra compañía. Aún persisten las cosquillas.

 

ALEA JACTA EST…

ex-officio-1620748__340

pixabay.com

Cada día que pasa encuentro la escucha más importante para el entendimiento de las personas. Cada situación vivida hace que tenga más fuerza el escuchar todos los puntos de vista entorno al hecho. Cada vez que te cuentan algo insistes en prestar atención a los mensajes de todas las personas implicadas directas e indirectamente.

En estos días de idas y venidas, de conversaciones profundas, otras sin fundamento alguno, acabas comprobando que tu intuición no iba descaminada. Pensando, tal vez, que la rareza se instalaba en tus pensamientos, y ahora el tiempo demuestra que esos razonamientos estaban en lo correcto. Que intentamos engañar, distraer, perder el pensamiento primero y al final te das cuenta que es el que vale, el correcto y no merece la pena marear la perdiz, siendo y haciendo lo que los demás, porque son la mayoría. Ni se necesita, ni es conveniente porque luego resulta que te equivocas y al final cada uno es como es y si alguien piensa diferente, no ve normales cosas que hacen la mayoría o piensa que hay algo que no cuadra, es lo que hay, no debe seguir la norma porque sea multitud y debe afirmarse en lo que piensa, siente y quiere hacer.

Da un poco de rabia ver que has acertado en tus “premoniciones”, también satisfacción de ver que no te has equivocado y el tiempo te ha dado la razón. El tiempo ayuda en nuestras vidas más de lo que creemos, mirándolo de forma positiva, claro. Así que toca escuchar a las personas y tras escuchar a todo el mundo y también lo que dice mi cabeza, es tiempo de tomar decisiones.  Alea jacta est.

MANIQUÍ…

mannequin-906735__340

pixabay.com

La gente tiene unas ocurrencias nada realistas, donde sólo piensan en si mismos y no se preocupan por las necesidades de los demás. Se puede entender que él mismo tenga unos intereses, una imagen que proyectar y eso nada tiene que ver con la objetividad del momento y del resto de personas implicadas.

Hace planes pensando en la foto final, en los comentarios que se generen a raíz de ella, en lo bien que queda, sin entender que lo importante es otro factor, otro elemento que está por encima de todo lo mencionado y se trata de que otra persona que no es él, esté a gusto, feliz y sin sobresaltos.

Toca respirar hondo, escribir una entrada y decir no. Que lo entienda es un asunto que deberá resolver con su capacidad de lógica y razonamiento, apartando el escaparate y quedándose con el maniquí, con la persona y sus necesidades.

COMEDOR…

De una conversación normal puede surgir una historia muy amena y divertida para unas y no tanto para otras. Hablo en femenino porque la mayor parte de sus protagonistas son mujeres. Frente una mesa de comedor comienza la conversación acerca de personas que se conocen, haciendo que la casualidad haga coincidir a dos que conocen al mismo chico. Una de ellas por ser su exnovio y la otra por ser, esa misma persona, el novio de su hermana. La cuestión no tendría mayor importancia hasta que empezaron a hablar de fechas y vieron que había coincidencia en el tiempo.

La del exnovio asumió perfectamente que había compartido al amor de aquellos momentos, la del novio de su hermana veía como se había aprovechado de ella y su familia. Las risas y sorpresas continuaban por un lado y los encontronazos, echar las cosas en cara, por el otro.

Es gracioso ver cómo un pequeño diálogo deriva en unos cuernos hechos y derechos, en un poner las cartas encima de la mesa y tratar de aclarar situaciones, cronología e intenciones. Y en todo esto una risa floja por parte del chico, que ocultado tras iconos de whatsapp no encontraba argumento convincente para explicar lo acaecido.

Supongo que, “a toro pasado” se ven las cosas de diferente manera, con perspectiva y aunque la relación continúe ya habrá algo que ha empezado a resquebrajarla

1026

deathtostock.com

EMBUSTE…

embuste

pixabay.com

Hace más de un año me preguntaba el porqué de las mentiras, por qué miente la gente, por qué se inventan las cosas, dicen medias verdades, hacen partícipes a los demás de esa invención, mentira o embuste. Pasado un año, la misma persona sigue con sus mentiras, las viejas y otras nuevas. Sigue con querer vivir una vida que no tiene, con aparentar lo que no es y encima criticando la vida de los demás, juzgando  a los que no siguen la línea de la mayoría, dando lecciones de moralidad.

Sigo diciendo que lo hace para satisfacer a ciertas personas, en cierto entorno, dando muestras de comportamientos éticos y responsables. Lástima que se olvide de la honestidad y de la congruencia con uno mismo.

Mientras haya mentiras, seguirán las presiones, las críticas por cualquier cosa hecha o dicha, las pocas ganas de dialogar, etc. Aparte de que será difícil entablar conversaciones sobre la vida porque cualquier tema u opinión que manifiesta no sabremos si será verdad o mentira.

Y como “San Google” dice:

  • Una conversación más contigo y termino de escribir mi libro “mil manera de mentir”.
  • Ellos prefieren la falsa tranquilidad de la mentira a la verdad que duele durante un tiempo.
  • Sólo los cobardes necesitan de la mentira para eludir la verdad.
  • Exagerar y mentir, por el mismo camino suelen ir.
  • Con las mentiras se puede llegar muy lejos, lo que no se puede hacer es volver.

DESORDEN…

Sólo cinco minutos han sido necesarios para poner todo patas arriba. Habrá personas que son ordenadas, unas más que otras, pero ver ropa interior en el mueble del pasillo, bolsos y libros encima de la mesa de la cocina, medicinas en varios puntos de la casa y toallas mojadas colgadas en el baño no son señales de desequilibrio a la rutina establecida. Así que, poco a poco, se han ido colocando los enseres donde se supone que pueden ir sin hacer demasiado daño a la estructura ambiental, jejeje.

No pasa nada, serán unos días y me convertiré en detective para ir descubriendo los posibles desbarajustes, con sutiles cambios de lugar, alguna que otra apreciación y paciencia, mucha paciencia. Al fin y al cabo vienen a visitarnos…

PIEDRAS…

pixabay.com

Puede ocurrir que un día te levantes y te encuentres estancado, en un silo que ni adelante ni hacia atrás. Percibes que estás atrapado en una rutina, en una dinámica que sientes que hay que cambiar pero algo te lo impide. Si esos pensamientos son pasajeros y nos sirven para dar un impulso, perfecto, porque da pie al cambio. No debemos verlos como hechos consumados. Si es así, la indefensión se apoderará de nuestra persona.

Así que es tiempo de moverse, de sortear obstáculos, esquivar las piedras del camino, hasta llegar a la meta. Aún tenemos la capacidad de elegir, todavía somos dueños de lo pensamos y hacemos.

Si ese momento de embotamiento nos supera, necesitaremos tiempo, para recobrar fuerzas, cambiar modos de hacer, aprender nuevos hábitos. Utilizar nuestra percepción de las cosas, de los estímulos que recibimos de una manera que no nos hagan daño, sino que nos hagan aprender, ser felices, o estar a gusto.

Regodearnos en el pasado y en las malas noticias no debe ser una actividad habitual, lo pasado, pasado está y lo hecho o dicho en aquel momento, fue así por algo. Lo que debería haber sido y no fue, ya no debe importarnos. Centrarse en el hoy para el mañana, es lo que nos va a ayudar a superar ese estancamiento. Y por supuesto, empezar a trabajar, poner en funcionamiento nuestra maquinaria, las herramientas a nuestro alcance para que salgamos del atolladero, sin excusas, con razones contundentes para lograr el objetivo y el cambio.

Escucha lo que te digan los demás siempre que te aporte aire fresco, que te venga bien lo que dicen y sin ningún tipo de presión. Esas mismas relaciones sanas, sinceras te ayudarán a salir de ese cajón limitador, acompañándote en tu viaje, en tus experiencias vitales. Tal vez no lleves la vida que quieres pero vas encaminado para que todo tenga sentido, para que sea liviana, divertida y una aventura digna de contar. Utilizando esas piedras del camino para construir un pequeño refugio donde pasar buenos ratos y no para tropezar en ellas.

“MI AMIGA”…

drink-1867372__340

pixabay.com

Puede suceder que tengamos amigos y amigas de toda la vida, pero también que vayan cambiando, igual que cambia nuestra vida. Aparecen y desaparecen personas a las que podemos situar en la categoría amistad. Se establece una confianza, un vínculo que da pie a situaciones compartidas, a intercambio de opiniones, con planes por hacer y realizados, expresión de sentimientos, etc.

Podemos ver que ciertas amistades han desaparecido, pero no es ninguna desgracia, el tiempo y las circunstancias alejan o acercan a las personas y no debemos culparnos por ello. Además siempre podemos descolgar el teléfono, dejar un mensaje en alguna red social o preguntar a la familia para saber de ella.

También podemos encontrarnos con falsa amistades, aquellas que descubrimos que nos utilizaban y ninguneaban a su antojo. Ahora desde la distancia no damos cuenta. En aquellos momentos, tal vez por inseguridades personales o inmadurez, no lo teníamos en cuenta.

Ese tipo de personas quedaban con nosotras, para desquedar en el último momento. Cuando las contabas algo, enseguida contaban ellas una historia parecida o algo que no tenía nada que ver. Constantemente te mostraba lo buena que era, lo guapa o guapo, a la vez que criticaba tu forma de vestir, actuar o cualquier decisión que habías tomado. Podía fijarse en los chicos, chicas en los que te fijabas tú o no soportaba tu éxito en los estudios o que te saliera algo bien y por ello estuvieras la mar de contenta.

De nada servía que otras personas de tu alrededor te dijeran que no era buena influencia porque tenía tal poder sobre ti que no veías nada malo en lo que hacía. Menos mal que las personas crecen, maduran, conocen a otras personas que las tratan de diferente manera, que las respetan y escuchan.

En ese preciso momento es cuando se decide abandonar esa “amistad”, que sólo hacía sentirte mal. No sin antes tener una discusión con ella, donde ella o él te acusa de egoísta, pero ya sabiendo que es lo mejor que has podido hacer.