AGUA…

drip-2806027__340

pixabay.com

Por fin llueve. Llueve en la calle y llueve en los adentros de algunas personas. La lluvia limpia el ambiente, las lagrimas nos purgan de los malos pensamientos, de los estados desagradables, nos liberan, en cierto grado, del malestar físico o emocional.

Son días de lluvias, de lagrimas, que traerán jornadas más animosas y placenteras. En algunas personas las lagrimas no afloran, el malestar asoma en forma de dolores, de pensamientos incómodos, de opresión en el pecho. Afortunadamente esos momentos también pasan, significa que todo está más o menos bien, que ya se ha asimilado la situación, que estamos preparados para el siguiente envite.

No merece la pena preguntarse nada, de por qué ahora o cómo es posible. Simplemente sucede y ya está. No vale cambiar el pasado ni imaginar un futuro que, a partir de ahora, va a ser diferente. Que siga lloviendo fuera y dentro, aunque en ninguno de los dos casos, que haga que se inunde.

El agua es necesaria en nuestras vidas, para nuestro entorno y como elemento importantísimo que es, cuando se descontrola no hay quien la pare y provoca hecatombe y destrucción. Al igual que demasiadas lágrimas indican una situación excepcional, agradable o desagradable, que hay que confrontar porque cambian las circunstancias. No se puede vivir sin agua y tampoco sin lagrimas.

Anuncios

RACIONES…

968

Deathtostock.com

Hay días en los cuales somos un hervidero de estados anímicos, todos juntos, mezclados en la cazuela, sin saber cual va a ser el ingrediente principal. Hay algo de tristeza por los acontecimientos presentes y venideros. También aparece el cansancio por aquellas horas de trabajo, de poco sueño y más esfuerzo.

Un poco de felicidad al sentir que cuentan contigo, a la vez de cierta impotencia por no poder cambiar determinados sucesos. Aparece el miedo hacia lo que va a ocurrir, a la incertidumbre. Suben y bajan momentos de preocupación, por una parte normales, por la otra, totalmente inusuales.

Es algo natural que nuestros estados anímicos nos definan, que pasemos de unos a otros sin apenas darnos cuenta. Lo que sorprende es que se junte demasiada información y que toda ella produzca esas maneras de sentir, queriendo acaparar nuestra atención, sin dar abasto.

Estaría bien un poco de sosiego o poner la cazuela a fuego muy lento, mínimo, para poder digerir todo lo que se sirve en el plato. Un menú que no es extraño, forma parte de nuestra alimentación emocional, cada uno con sus propiedades y nutrientes. Sólo es necesario servirlo en pequeñas raciones.

AÑOS…

calendar-2764200__340

pixabay.com

Cuando se cumplen años se suele planear alguna actividad, hacer un resumen de cómo han ido las cosas, pensar a corto, medio o largo plazo en qué se puede mejorar, qué mantener y qué hacer desaparecer de nuestras vidas.

Hay personas que van cumpliendo años, pasan la barrera de los 50 y siguen haciendo lo mismo que cuando tenían veintitantos años. Acaso no quieren crecer, madurar, avanzar?. Temen que se les acabe la vida si tienen que adquirir responsabilidades?. Siguen escapando de los problemas, pensando que si no se enfrentan a ellos, desaparecerán?.

De acuerdo en que ser adulto puede sobrepasar a ciertas personas y sin embargo forma parte de nosotros. Se puede tropezar, caer, retroceder, lamentarnos de que en el pasado todo iba mejor, de que éramos más afortunados. Ahora toca seguir y perseguir otras metas, sin añoranzas, viviendo los momentos felices de hoy y buscando los de mañana. Considerar que las prioridades son otras, valorar a las personas que te están ahí sin pedir nada a cambio y desechar a las que juegan contigo sin que te des cuenta.

Lo de cumplir años puede ser un chute de energía para seguir viviendo en armonía y lo mejor posible. Aprovechemos el momento.

BIEN…

emoticons-154050__340

pixabay.com

Bien, dicen las personas cuando la tormenta acecha en el horizonte. Bien, dicen cuando están mal, o bien cuando la rutina les absorbe de tal forma que no les deja escapar. Ese bien acompañado de una sonrisa forzada y de una mirada que contradice totalmente esa palabras, pero que muy pocos saben discriminar. Bien, estoy bien gracias y la familia también.

A nadie le importa nuestro estado anímico, físico, económico, etc. ya que si se ofrece ese tipo de información llega un momento que pareciera que los demás saben más de nuestras vidas que nosotros mismos. Menos mal que en nuestras casas se ofrecen unos mínimos de educación y no soltamos improperios tipo “a ti que te importa como esté. Si no te has preocupado por mí en meses, si no has preguntado si necesitaba algo o no. Qué leches te importa si estoy bien o mal”.

Y digo yo, con lo rico que es el vocabulario español. La próxima vez que pregunten si todo va bien, si estamos bien o similar, podemos contestar que estoy, me siento: Exultante, contenta, sorprendida, pletórica, satisfecha, agradecida, sonriente, encantada, alegre, activa, ilusionada, risueña, etc. o si estamos “bien” contestar: asqueada, triste, enfadada, cansada, decepcionada, abrumada, apática, mustia, lo que sea.

HORARIOS…

dates-1021055_960_720

pixabay.com

El fin de semana pintaba ajetreado, con tareas domésticas pendientes pero aún así se prometía activo, yendo de arriba para abajo, colocando, limpiando. Con el transcurso del sábado tarde un mensaje de whatsapp hacía que se parara todo porque recibíamos visita. Qué bien, niñas por las casa y un bebé, que para un rato está muy bien.

Así que la tarde se volvió amena, relajada porque las menores de edad son niñas educadas, que no hacen nada fuera de lo normal. Se nota cuando los padres transmiten valores y firmeza sin ser autoritarios. Se nota que las normas, las rutinas y organización marcan su día a día porque sino estaría todo mucho más alborotado.

Con pocas horas de descanso y con cocinada para rellenar tuppers semanales, llegamos a la media mañana del domingo cuando una llamada paraliza la actividad de casa para dar lugar a un y venir de llamadas, viajes, búsquedas de personas y habitaciones para dormir. Esta vez un fallecimiento hace que todo de descoloque y haya que cuadrar horarios, personas y lugares.

Al final  te sientas en el ordenador y escribes como una forma de exteriorizar esas emociones contradictorias que se sienten, pensando en las llamadas que esa persona te hacía y que para el resto eran un secreto. Sintiendo rabia por sus actuaciones aun sabiendo de que pasta era y alguna de las razones de porqué se comportaba así. Sorprendiéndote de cómo un sexto sentido, la intuición o llámale “x” hace que otra persona hable de muertos y de hijos.

Ni que decir tiene que los próximos día serán caóticos a pesar de mi orden y horarios. Fuerza y ánimo para todo salga según lo previsto. Los horarios están muy bien, también para saltárselos en algún momento.

ALEA JACTA EST…

ex-officio-1620748__340

pixabay.com

Cada día que pasa encuentro la escucha más importante para el entendimiento de las personas. Cada situación vivida hace que tenga más fuerza el escuchar todos los puntos de vista entorno al hecho. Cada vez que te cuentan algo insistes en prestar atención a los mensajes de todas las personas implicadas directas e indirectamente.

En estos días de idas y venidas, de conversaciones profundas, otras sin fundamento alguno, acabas comprobando que tu intuición no iba descaminada. Pensando, tal vez, que la rareza se instalaba en tus pensamientos, y ahora el tiempo demuestra que esos razonamientos estaban en lo correcto. Que intentamos engañar, distraer, perder el pensamiento primero y al final te das cuenta que es el que vale, el correcto y no merece la pena marear la perdiz, siendo y haciendo lo que los demás, porque son la mayoría. Ni se necesita, ni es conveniente porque luego resulta que te equivocas y al final cada uno es como es y si alguien piensa diferente, no ve normales cosas que hacen la mayoría o piensa que hay algo que no cuadra, es lo que hay, no debe seguir la norma porque sea multitud y debe afirmarse en lo que piensa, siente y quiere hacer.

Da un poco de rabia ver que has acertado en tus “premoniciones”, también satisfacción de ver que no te has equivocado y el tiempo te ha dado la razón. El tiempo ayuda en nuestras vidas más de lo que creemos, mirándolo de forma positiva, claro. Así que toca escuchar a las personas y tras escuchar a todo el mundo y también lo que dice mi cabeza, es tiempo de tomar decisiones.  Alea jacta est.

MANIQUÍ…

mannequin-906735__340

pixabay.com

La gente tiene unas ocurrencias nada realistas, donde sólo piensan en si mismos y no se preocupan por las necesidades de los demás. Se puede entender que él mismo tenga unos intereses, una imagen que proyectar y eso nada tiene que ver con la objetividad del momento y del resto de personas implicadas.

Hace planes pensando en la foto final, en los comentarios que se generen a raíz de ella, en lo bien que queda, sin entender que lo importante es otro factor, otro elemento que está por encima de todo lo mencionado y se trata de que otra persona que no es él, esté a gusto, feliz y sin sobresaltos.

Toca respirar hondo, escribir una entrada y decir no. Que lo entienda es un asunto que deberá resolver con su capacidad de lógica y razonamiento, apartando el escaparate y quedándose con el maniquí, con la persona y sus necesidades.

EMBUSTE…

embuste

pixabay.com

Hace más de un año me preguntaba el porqué de las mentiras, por qué miente la gente, por qué se inventan las cosas, dicen medias verdades, hacen partícipes a los demás de esa invención, mentira o embuste. Pasado un año, la misma persona sigue con sus mentiras, las viejas y otras nuevas. Sigue con querer vivir una vida que no tiene, con aparentar lo que no es y encima criticando la vida de los demás, juzgando  a los que no siguen la línea de la mayoría, dando lecciones de moralidad.

Sigo diciendo que lo hace para satisfacer a ciertas personas, en cierto entorno, dando muestras de comportamientos éticos y responsables. Lástima que se olvide de la honestidad y de la congruencia con uno mismo.

Mientras haya mentiras, seguirán las presiones, las críticas por cualquier cosa hecha o dicha, las pocas ganas de dialogar, etc. Aparte de que será difícil entablar conversaciones sobre la vida porque cualquier tema u opinión que manifiesta no sabremos si será verdad o mentira.

Y como “San Google” dice:

  • Una conversación más contigo y termino de escribir mi libro “mil manera de mentir”.
  • Ellos prefieren la falsa tranquilidad de la mentira a la verdad que duele durante un tiempo.
  • Sólo los cobardes necesitan de la mentira para eludir la verdad.
  • Exagerar y mentir, por el mismo camino suelen ir.
  • Con las mentiras se puede llegar muy lejos, lo que no se puede hacer es volver.

DESORDEN…

Sólo cinco minutos han sido necesarios para poner todo patas arriba. Habrá personas que son ordenadas, unas más que otras, pero ver ropa interior en el mueble del pasillo, bolsos y libros encima de la mesa de la cocina, medicinas en varios puntos de la casa y toallas mojadas colgadas en el baño no son señales de desequilibrio a la rutina establecida. Así que, poco a poco, se han ido colocando los enseres donde se supone que pueden ir sin hacer demasiado daño a la estructura ambiental, jejeje.

No pasa nada, serán unos días y me convertiré en detective para ir descubriendo los posibles desbarajustes, con sutiles cambios de lugar, alguna que otra apreciación y paciencia, mucha paciencia. Al fin y al cabo vienen a visitarnos…

“MI AMIGA”…

drink-1867372__340

pixabay.com

Puede suceder que tengamos amigos y amigas de toda la vida, pero también que vayan cambiando, igual que cambia nuestra vida. Aparecen y desaparecen personas a las que podemos situar en la categoría amistad. Se establece una confianza, un vínculo que da pie a situaciones compartidas, a intercambio de opiniones, con planes por hacer y realizados, expresión de sentimientos, etc.

Podemos ver que ciertas amistades han desaparecido, pero no es ninguna desgracia, el tiempo y las circunstancias alejan o acercan a las personas y no debemos culparnos por ello. Además siempre podemos descolgar el teléfono, dejar un mensaje en alguna red social o preguntar a la familia para saber de ella.

También podemos encontrarnos con falsa amistades, aquellas que descubrimos que nos utilizaban y ninguneaban a su antojo. Ahora desde la distancia no damos cuenta. En aquellos momentos, tal vez por inseguridades personales o inmadurez, no lo teníamos en cuenta.

Ese tipo de personas quedaban con nosotras, para desquedar en el último momento. Cuando las contabas algo, enseguida contaban ellas una historia parecida o algo que no tenía nada que ver. Constantemente te mostraba lo buena que era, lo guapa o guapo, a la vez que criticaba tu forma de vestir, actuar o cualquier decisión que habías tomado. Podía fijarse en los chicos, chicas en los que te fijabas tú o no soportaba tu éxito en los estudios o que te saliera algo bien y por ello estuvieras la mar de contenta.

De nada servía que otras personas de tu alrededor te dijeran que no era buena influencia porque tenía tal poder sobre ti que no veías nada malo en lo que hacía. Menos mal que las personas crecen, maduran, conocen a otras personas que las tratan de diferente manera, que las respetan y escuchan.

En ese preciso momento es cuando se decide abandonar esa “amistad”, que sólo hacía sentirte mal. No sin antes tener una discusión con ella, donde ella o él te acusa de egoísta, pero ya sabiendo que es lo mejor que has podido hacer.