FELICIDAD…

Está claro que la felicidad, es un estado satisfactorio para las personas, pero de ahí a estar presionadas para buscarla constantemente, y encima sentirnos mal porque no está al lado nuestro, ufff. Eso sin añadir la absurda competición dentro de redes sociales para tener muchos seguidores, likes y mostrar a todo el mundo lo felices que somos mediante fotografías y demás parafernalias.

Tanta sonrisas, tantos buenos momentos, finales felices en las películas, melodías pegadizas y cientos de consejos del vecino, de la amiga, de la persona que vende fruta o frases maravillosas, que “tiran” sobre nosotros la felicidad para que la cojamos fuertemente.

La felicidad existe, y la tristeza también, las inquietudes, el nerviosismo y la mayoría de las veces, las grandes ideas o genialidades, las cosas ordinarias salen de ese estado, que luego desemboca en felicidad pero el germen no es ella misma sino otras emociones y sentimientos necesarios para crecer, experienciar y ser felices.

De acuerdo, seamos felices pero no por imposición. Busquemos momentos felices porque nos lo pide el cuerpo, porque queremos, porque no encantan las arrugas que salen al reírnos.  Si los demás son tan felices y lo demuestran en sus redes sociales, en sus vidas, bien por ellos y ellas, pero que no te deprima porque tú vives tu vida, con tus fotos e instantes, que compartes con quien crees conveniente.

Ahora mismo, mientras lees esto seguro que te viene a la cabeza la felicidad que sentiste ese día, con esa persona, o ese momento de risas cuando intentabas aparcar o cuando montaste en el tren y tu compañero de asiento te ofreció un viaje maravilloso, lleno de anécdotas. O tras ese mal trance, cuando te sentaste en un banco del parque a comer pipas o esa noche que dormiste de un tirón o lo que sea que te proporcione felicidad, tu felicidad.

El ser feliz, el sentirse feliz depende de un elemento principal, central que luego podrá utilizar lo que tiene a su alrededor para aumentar o disminuir el nivel de felicidad. Hagamos que ese elemento, tú, esté en las mejores condiciones para funcionar correctamente y con herramientas suficientes en caso de futuras reparaciones.

Anuncios

23 comentarios en “FELICIDAD…

  1. etarrago dijo:

    Tu forma de escribir, la sencillez con que lo haces, conceptos claros y hoy, hoy esa definición de la felicidad y/o de lo que es ser feliz, dignifica tu contenido y tu personalidad.
    Un abrazo de lunes

    Le gusta a 1 persona

  2. allamas2000 dijo:

    Ah, ese tema de la felicidad. Ya no me atrevo ni a comentarlo. No creo que exista realmente. Lo que pasa es que la gente se me echa encima, pero es lo que pienso. Eres feliz cuando piensas que lo eres? ¿Cuánto tienes un buen momento? ¿Es un promedio estadístico?
    Aunque no soy feliz en ese estado, prefiero la infelicidad conocida, porque me puede llegar a permitir ser feliz. Si lo soy, puedo perderla, y eso si que sería ser infeliz de verdad.

    Le gusta a 1 persona

  3. carlos dijo:

    Creo que son las expectativas las que generan la infelicidad porque nos impiden disfrutar de la que hoy tenemos entre las manos. La edad enseña que ahora es el momento más importante. La médica que nos comunica que seguimos marchando como un reloj, la receta que cocinamos con ganas e ilusión de que tenga buen sabor, la puerta remendada que ya no se encaja, el jardín libre de pulgones, algún capítulo interesante en un libro, el final de una tarde solitaria cuando nuestra pareja retorna a casa y unos minutos en el banco de la entrada contemplando la puesta de sol. Esas han sido las enormes felicidades de hoy. Un beso.
    Me faltan los cinco minutos de mirar las estrellas. Y sanseacabo.

    Le gusta a 3 personas

  4. Mukali dijo:

    Estoy muy de acuerdo con todo lo que expones. El positivismo obligado, la felicidad como autoexigencia pueden convertirse en un alivio evanescente más que en una buena forma de afrontar la vida. Hay que aceptar que ésta como tal está llena de todo, … las tristezas forman parte, no sólo crecemos con las bondades sino también con las perfidias. Esconder bajo la alfombra los estados sombríos o ignorarlos no creo que sea lo mejor, en todo caso, nada tiene que ver con la realidad del amplio abanico de periodos que atravesamos las personas.

    Te felicito por la sencillez y nobleza del texto. Es verdad que a veces cansa ya el espíritu mister wonderful al que asistimos a veces en las redes sociales.

    Besos

    Le gusta a 2 personas

    • La Rubia dijo:

      Gracias Mukali. Estoy contigo en que las tristezas, malas experiencias y lloros son parte de nosotros y no por ello somos peor que los demás y sus sonrisa permanente en la cara. A veces pasar estados oscuros, negativos nos dan energía irreconocible para iluminar nuestra vida. Un abrazo

      Le gusta a 2 personas

Si te apetece comentar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s