OLVIDOS…

pixabay.com

pixabay.com

Resulta frustante cuando tu mente va por caminos que tú no quieres que vaya, cuando decide coger el atajo sin consultarte o simplemente no avanzar más. Cuando el ser humano es considerado el único animal racional nos creemos con la fuerza necesaria para manejar nuestros designios. Todo gracias a la razón, a la consciencia, al saber en qué tiempo estamos, dónde y con quién. Sin embargo llegado el momento ese raciocinio empieza a fallar o notamos que se nos va….y aparece la preocupación. Esa preocupación se percibe más desde fuera, son los que están a tu alrededor los que se dan cuenta de que algo pasa y en ese instante aparece un nudo en el estómago.

Si el olvido sucede por el ritmo de vida que llevamos, porque tenemos que hacer muchas cosas, porque categorizamos las cosas por su importancia y las que no la tienen las desechamos, no caemos en la cuenta. No parece significativo porque más tarde, en un momento de relax, nuestra cabeza se da cuenta de ese olvido, cogemos la libreta y apuntamos para realizarlo el día siguiente o cuando podamos o queramos.

Al cumplir años, esto cambia y la preocupación aumenta, los olvidos aumentan, la sensación de mareo, de desequilibrio, de no saber qué hago aquí. Da miedo que nos olvidemos de las personas que queremos, de lo que tenemos que hacer mañana, de los sueños y lo peor de todo es que esto va en aumento.

Muchísimas personas pierden su vida porque no la recuerdan, así que hay que recordársela. Es un gran trabajo y esfuerzo pero no podemos privar a esa gente de ello porque es lo que compone su ser, es cada recuerdo, cada esbozo o retal y la suma de ellos, es él, o ella.

Prefiero dejar de pensar, que aún tengo elección, aún puedo manejar mi razonamiento. Espero que por mucho tiempo.

Anuncios

18 comentarios en “OLVIDOS…

  1. Awilda Castillo dijo:

    Esperemos que por mucho tiempo sea así…
    Alimentemos pues, nuestra mente con lo que no queremos olvidar. Llenemos nuestros días de hechos intencionales que al paso de los años, aún nos recuerden porqué lo hicimos. Y si llegado el final de nuestros días, nuestra memoria de fuera, por lo que pudimos sembrar a nuestro paso, quizás alguien se detenga con paciencia y ternura y nos lo recuerde cada vez, como alguien que escribe sobre una pizarra que será borrada quizás inmediatamente después.
    Seamos agradecidos por nos ser presa de los olvidos.
    Abrazos “Rubia”.

    Le gusta a 2 personas

    • rubillamas dijo:

      Yo la llamo la enfermedad familiar. Tenemos a la persona diagnosticada, que la sufre pero no sabemos cómo (sobre todo cuando más avanza) y a los demás que la sufren muchísimo. Un abrazo y ánimo. Yo digo que nos conocen, pero que la expresión es incorrecta. Besotes

      Le gusta a 1 persona

Si te apetece comentar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s