NO QUERERSE…

pixabay.com

pixabay.com

El otro día hablaba de quererse y hoy me viene a la cabeza, las pequeñas o grandes cosas que hace el ser humano que se quiere poco o que no se quiere. Ya he dicho que esto es un continuo y supongo que en algún momento, hemos mostrado esta cara menos bonita de nuestra persona.

Cuando utilizamos la comparación, la mayoría de las veces la utilizamos en aspectos o circunstancias desventajosas para nosotros y también porque la sociedad presiona para que seamos los primeros en todo y eso no puede ser. Alguna vez seremos los primeros, pero otras veces no. Esto, en algunos, produce un sentimiento de impotencia y frustración que tiene que aprender a controlar. Además, si estamos comparándonos continuamente es como si nos faltara algo, como si envidiaríamos algo que tienen los demás

Otra manera de mermar nuestra autoestima es cuando realizamos juicios generales, tras haber fallado en algo concreto . Todo el mundo se ha puesto nervioso, alguna vez, si tiene que hablar en público, pero eso no significa que ocurra siempre o que ese hecho se generalice a otros ámbitos de su vida. Cada momento, tiene su especificación.

A la generalización excesiva de los errores, de lo negativo, acompaña, la descalificación. Encima, nos descalificamos, “nos insultamos” a nosotros mismos. Los llamados “soy…. “hacen que muchas veces las personas se lo crean y les limite ante futuras actuaciones.

Si nos encontramos a disgusto,  con poca autoestima, también ponemos a funcionar un filtro, un colador, que sólo deja pasar las malas noticias, lo negativo de las vivencias, de las situaciones. Si verbalizamos no me gusta, lo odio, aborrezco…., eso nos lleva a sentir y vivir negatividad, no la realidad, que suele tener dos caras, no únicamente una oscura.

O es blanco o es negro, no hay un gris. Los extremismos tampoco ayudan a quererse, el paso de un estado a otro, de una situación de determinado color a otra, es de forma continuada, pausada, con pequeños pasos y avances. Además la gama de colores es muy amplia.

Incluso las atribuciones , los pensamientos, sobre quien es responsable de lo que nos ocurre, la causa de las mismas, no son las correctas. Unas veces se atribuye el fracaso a algo o alguien, fuera de nuestro círculo de influencia, por lo tanto, difícil de controlar y de poner solución.

Otras veces, nos echamos la culpa de lo ocurrido, sin mirar nada más a nuestro alrededor, nos cerramos en banda, cuando sí que pudiera haber intervenido. Esas atribuciones, en muchas ocasiones, nos lleva a pensar que, lo que nos ocurre, es porque alguien quiere hacernos daño, quiere fastidiarnos.

Así que, hagamos lo contrario, de lo que os cuento en estas líneas. Buen fin de semana

 

Anuncios

6 comentarios en “NO QUERERSE…

Si te apetece comentar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s