HUMOR…

Cuando una persona está sobrepasada, malhumorada, es recomendable, respirar hondo, un par de veces, o cinco o seis, para evitar soltar sapos y culebras, en plan bruja mala o brujo malvado. Sería bueno pensar, escribir un listado de cosas que pueden hacerse para combatir ese estado de enajenación mental que puede llevar a la  persona, a saltar sobre la yugular de alguien.

Y bueno, antes de llegar a ello, se deben considerar otras opciones. Como en esos momentos de acaloramiento,  todo vale, podemos encontrarnos con un sinfín de alternativas, que al final nos llevarán a calmarnos y ver la situación y las personas implicadas en ella, desde otra perspectiva. De hecho, el acto de pensar las alternativas, para luego escribirlas, nos proporciona ya, cierta tranquilidad, que ese mal humor, esas malas vibraciones, vayan disminuyendo.

gratisography.com

gratisography.com

Aprovechando que hay nieve en las montañas podemos hacer una guerra de bolas. Algo divertido pero que, en este caso, esconde un claro objetivo. Hacer a esa persona objeto de nuestros tiros, independientemente, de la participación de los demás.

Vaya, te han dicho que, los lunes, es el día donde aparecen dificultades atencionales en el susodicho y cualquier cosa que hagas o le digas no va a caer en la cuenta. Será por eso que se ha olvidado de las horas de comer, de los horarios de trabajo o de las necesidades de quienes le rodean….

Es una persona que está siendo manipulada por otra, por su amante, por su cónyuge, por algún amigo o hija. Entonces tenemos que hacerle ver que él, es importante por sí mismo y con capacidad de actuar de forma autónoma.

Se empieza a gritar y gritar y gritar, no diciendo nada coherente, claro o con argumentos, pero el caso es que elevas la voz para remarcar tu autoridad. Cuando paras de gritar, te das cuenta que la otra persona no te ha escuchado y tu malhumor persiste.

O callas, y callas, poniéndote de todos los colores porque el flujo de oxígeno no es el correcto.

Incluso puedes hablar con ella para ver qué ha ocurrido, por qué ha actuado así y si piensa que es adecuado, tal y cómo se presentan las circunstancias.

 Tal vez decidas, llamar a alguien, para contar qué ocurre y servirte de desahogo. Así cuando te encuentres con la persona en cuestión, ya estarás mejor, más tranquila y relajada.

O te puedes inventar una conversación para tratar el tema que te interesa resolver. Una, dos, tres veces, las que quieras.

Otra posibilidad es que sea una persona egoísta, que le da igual, cómo puedan sentirse los de su alrededor.

Ir a correr unos cuantos kilómetros, coger la bici y pedalear hasta el pueblo más cercano, saltar o subir y bajar escaleras. El caso es expulsar esa mala leche.

Apropiarte de la muñeca de tu hija pequeña y empezar a dar puñetazos, al pobre cuerpo de peluche, hasta que ese estado de excitación, disminuya.

Limpiar la casa, ir de compras, salir a pasear al perro, comer un bol lleno de rico helado, escuchar  música, irse a trabajar o escribir una entrada en un blog.

Después de este listado, tormenta de ideas, la persona se encuentra mucho mejor. Cuando llegue a casa, justo antes de meter la llave en la puerta, va a respirar hondo, a poner una sonrisa en su cara y para dentro. Lo que se encuentre, ya verá cómo lo resuelve. Al menos el malhumor inicial ha desaparecido y en eso consistía la tarea propuesta.

Anuncios

17 comentarios en “HUMOR…

Si te apetece comentar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s