DECIR NO…

Lo que cuesta decir no. Cuando algo no nos gusta, o algo no nos parece correcto,pensamos decir no, pero callamos. Preferimos aguantar a la persona, la situación y perder de nuestro derecho con tal de no intercambiar opiniones con la otra parte. Eso, por no mencionar que en algunas personas, no decir no, aceptar, asentir, produce sobrecarga, se acumulan tensiones y aparecen dolores.

Sucede también, que quien dice que no, es tildada de persona borde, que no aguanta nada, que es poco flexible, etc, tal vez la otra parte no está acostumbrada a escuchar no y es cuando ataca a quien tiene enfrente. Oír un no, puede ser desagradable, pero si está razonado y es equilibrado, no tiene porqué parecernos mal.

Decir no requiere práctica, tampoco es plan de ser insistente y decirlo siempre, por fastidiar, porque estemos de mal humor. Se debe decir no, porque realmente no queremos algo o estar, o ver a alguien. Cuando no nos apetece realizar una acción, o no queremos ceder a presiones. Podemos decir no cuando nos apetezca y así lo sintamos.

pixabay.com

pixabay.com

Para decir no, tenemos que ser repetitivos, no, no, no, no y dando la explicación oportuna, sin enfadarnos, ni elevar la voz. Cuando la persona vea que nos mantenemos firmes, se dará cuenta de nuestra negativa.

Otra manera de decir no, defendiendo nuestra postura sería “dar un poco la razón” a la otra parte. Tal vez tengas razón, pero…..YO pienso, creo, siento, quiero….y pongo ese yo en mayúscula porque es mi decisión, sentimiento.

O proponemos una alternativa, para suprimir el no de nuestra boca. O le hacemos ver a la persona que ella puede considerar todo perfecto, adecuado pero yo, no lo veo así…

No nos tenemos que sentir culpables por no complacer a los demás en todos sus requerimientos. Algunas veces, cedemos, pero decir no, es un ejercicio de autoafirmación personal, donde manifestamos como somos y que la otra parte ni se enfade ni se ofenda.  A pesar de que existe algún caso que cuando reciben uno, son peor que un tsunami, arrasan con todo, por no saber gestionar su frustración. No pasa nada por recibir noes.

Cada uno de nosotros tendrá una manera de decir no, dependiendo de la situación, de la persona, de lo que nos pidan. Y habremos recibido algún que otro no, porque nuestras solicitudes no eran las adecuadas al momento.

Y vamos, que en esta entrada hay escrito mucho no…..Saludos

Anuncios

29 comentarios en “DECIR NO…

  1. Pretty Little Sara dijo:

    Tienes toda la razón. Mira, a mí me cuesta Dios y ayuda decir que no a la gente, no sólo por la cursilería de no fallarle (que también), sino porque no quiero quedar, al igual que tú dices, como una borde y una estúpida. Claro, luego aparece la rabia o el rencor escondido y eso creo que hace más daño que cualquier otro tipo de pensamiento negativo que pudiesen tener sobre ti. Y, es verdad, a todos nos toca recibir un “no” de vez en cuando. ¡Besos!

    Le gusta a 2 personas

  2. cuidarconcuidado dijo:

    Una de las enormes ventajas de decir NO, es que cuando dices SI es garantía de Sí
    Del mismo modo cuando lo recibimos. Recibir un Sí, sabiendo que es un NO es absolutamente decepcionante. Ahora cuando recibes su Si, SI, es maravilloso.
    Entrenarse en decir y escuchar NO es una excelente forma de amarse y respetarse a uno mismo y a los demás. Felicidades preciosa.

    Le gusta a 2 personas

  3. icástico dijo:

    Yo suelto un no con una tranquilidad pasmosa, a veces solo por llevar la contraria a la mayoría. El saber decir no es una cuestión de asertividad, reconozco que no le resulta fácil a mucha gente, no sé por qué. En su día, hace muchos años, leí un libro muy interesante sobre el asunto “Cuando digo NO me siento culpable”. Con permiso te dejo un enlace de interés cuyo contenido posiblemente ya conozcas https://nessarosse.wordpress.com/2007/09/17/leyes-de-la-asertividad/

    Le gusta a 1 persona

  4. Óscar dijo:

    A mí me cuesta horrores decir que No, por eso me va como me va… Tendría que empezar a sacar esa palabra a mi vocabulario. Y sobre todo, que quien la escuche la acepte, y si no lo hace, quizá no debía estar en mi círculo. Besitos rubilla

    Le gusta a 1 persona

  5. jecallejosus dijo:

    Buena reflexión! A mí personalmente me cuesta mucho decir NO, suelo “utilizar” a mi mujer cuando intuyo que nos van a liar con algo porque yo no se decirlo, me cuesta mucho. Me pasa también en el ámbito profesional y también a la inversa, trabajo mucho con gente de América del Sur y percibo que en su cultura es muy violente decir que no. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  6. srajumbo dijo:

    A mi me llaman borde. Por decir que no, por no fingir, por no ser hipócrita, por cortar relación o no empezarla si alguien no me gusta, por no hablarte si me caes mal, o ni mirarte si en algún momento me ofendiste.
    Prefiero ser borde a ser falsa..que se le va a hacer. Para simpático ya está mi marido jaja.
    Lo que si me cuesta es decir no a un favor que me piden..quizás las 4 primeras veces lo haga y a la quinta digo que ya basta.. o sigo porque me da pena decir no. Pero todo depende de quien pida el favor.

    Le gusta a 1 persona

Si te apetece comentar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s