DESPISTE…

Hay días para todo, unos en los que se está más espabilado y otros donde la falta de atención es el protagonista del día. El hecho de no estar distraídos evitará que nos quememos con la leche, hace que tengamos cuidado al afeitarnos o que oler a chamusco nos ponga en alerta.

Hay momentos en los que no se presta atención a los estímulos de nuestro alrededor, simplemente porque no interesan pero otras veces nuestra cabeza está “pallá” y no se está nada atento. Que bien se puede abrir la nevera para sacar la cazuela y calentar la comida y encontrarnos conque no hay nada. Entonces hay que improvisar para que poder comer. O se intenta contestar a un whatsapp, comenzando una conversación tipo del camarote de los hermanos Marx, como no hay dobles intenciones, uno se ríe.

O  se mantiene una conversación con una persona, soñando con otra y se la llama por el nombre de la de tus sueños. Menos mal que se tiene salida para todo y enseguida se da explicación por la confusión. Vaya empanada!. O coger el coche sabiendo que se va a un sitio concreto y se pasa de vueltas, además la señal de la gasolina comienza a parpadear. Tela marinera.

94H

Es cierto que la atención es selectiva, se debe economizar, hacer espacio y poner en marcha la atención en algo importante, de necesidad, para mantenernos en el aquí y ahora. Pero hay días donde la atención no existe,  aparecen cuerpos andantes sin mente, sin fijarse en nada y cuando nos dicen algo, nos piden ayuda o solicitan nuestra presencia, se nos pasa….

Distraernos puede ayudar a relajarnos, a ser felices, a descargar adrenalina, a curiosear pero que sea en el momento adecuado, no cuando tenemos que estar atentos.  Tal vez no se duerma lo suficiente, o no se está a gusto con uno mismo, o el trabajo se está complicando o en casa las cosas van contracorriente. En el fondo esas distracciones pueden tener explicación, nuestro cuerpo nos llama la atención porque nos ve en un lugar que no es el nuestro, en un momento inadecuado y pide cambios.

Afortunadamente esto se pasa, aún no está presente ninguna sintomatología que denote patología, (qué rima). Cuando nos vayamos a la cama y repasemos el día, nos daremos cuenta de como ha ido, esperando que no se repita. Al menos nos iremos con una sonrisa a dormir, si no la hemos fastidiado demasiado.

Anuncios

2 comentarios en “DESPISTE…

Si te apetece comentar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s