INTENSAMENTE…

child-788784_640

pixabay.com

Ayer por la noche me hervía la sangre, no había manera de aplacar mi ira. Encima sabiendo que nos iban a tocar las narices, un poco más. Es difícil parar el enfado, sobre todo si te atacan. Hay que ser muy fuerte para contener ese empuje de mal rollito. De algo debe servir ir al gimnasio porque al final, el hacer pesas, hace que cojas fuerza y te levantes hacia arriba.

Esa rabia luego se convirtió en asco, asco por la gente, que no tiene consideración por los demás. Asco por tener que pasar algunas situaciones que no quiero pero que hay que pasar. Asco porque no nos tratan como merecemos.

A ratos y sobre todo al final de día, aparece la alegría. Alegría porque alguien te sonríe, alegría porque alguien te apoya y acompaña, también porque, alguien desaparece. Qué bien, estar feliz.

La tristeza hoy no ha aparecido, se debe haber ido con el miedo de paseo. Seguro que otro día aparecerán. Es lo que tiene convivir con las emociones, unas veces pasas más tiempo con unas y otros momentos, con otras. 

Desde luego hay muchas otras emociones que me invaden a lo largo del día y la indiferencia está presente en muchos momentos. De mí hacía los demás porque no me importa mucho lo que hagan, piensen , sientan y de los demás hacia mí, porque no saben de mi existencia, ni de mis necesidades.

Anuncios

Si te apetece comentar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s