AYUDA…

Hay personas que se esfuerzan por aprender, crecer interiormente, retomar viejas actividades, cultivar su ocio. Otras, en cambio, sólo comen, duermen y se lo pasan bien, sin apenas responsabilidades, porque consideran que la vida es corta y su satisfacción está por encima del aprecio y respeto de los demás. Quizás son los más acertados, pero como todo en esta vida, debemos encontrar un punto de equilibrio.

Death_to_stock_photography_community_premium_1

deathtostock

Cuando te piden ayudan, deberíamos pensar que es porque realmente la necesitan, no por fastidiar. Pensar que esa persona ahora necesita de nosotros, sea compañía, charla, un postre, ir a la compra o cualquier otra cosa. Quien pide ayuda, tal vez, se sienta avergonzado, porque nos enseñan que está mal o es indicativo de debilidad. ¿Qué sabrán ellos?

 

Me doy cuenta de que muchas personas piden ayuda y nadie las escucha. Luego vienen las lamentaciones, los enfados, “el y si…” Hay que actuar dándonos cuenta de que no estamos solos. Estar disponibles y hacer las cosas porque creemos en ellas, porque lo hemos decidido así e incluso sabiendo las consecuencias de antemano.

Y quien no quiere ayudar al resto, o es selectivo, pues que siga viviendo así. Somos dueños de lo que pensamos, sentimos y hacemos, pero la convivencia entre seres “humanos” conlleva risa y lloro, amar y sufrir, positividad y negatividad, muchas más cosas y aprender, aprender, aprender.

Anuncios

Si te apetece comentar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s